Mancha amarilla de la hoja del trigo

Grupo de cultivos: Cereales
Especie hospedante: Trigo (Triticum aestivum)
Etiología: Hongo. Necrotrófico
Agente causal: Drechslera tritici-repentis (teleomorfo Pyrenophora tritici-repentis)

Taxonomía: EukaryotaFungi > Dikarya > Ascomycota > Pezizomycotina > Dothideomycetes > Pleosporomycetidae > Pleosporales > Pleosporaceae > Pyrenophora


Síntomas y signos: Mancha parda o marrón, con un halo amarillento característico alrededor de la misma. Aparecen principalmente en hojas, de todas maneras, los síntomas más comunes se observan en hojas y vainas. Esta enfermedad es comúnmente llamada a) Mancha amarilla debido a los halos amarillentos pronunciados alrededor de las lesiones, b) mancha bronceada  porque la región central presenta una coloración parda y c) Helminthosporiosis porque el agente causal perteneció en el pasado al género Helminthosporium.

Ciclo de la enfermedad, Epidemiología: El clima no es limitante para su ocurrencia. Desarrolla en un rango de temperatura entre 18 y 28ºC y requiere para su infección, 30 horas de mojado foliar. El hongo permanece en el rastrojo y en la semilla, siendo éstas las principales fuentes de inóculo primario. En Argentina y en el resto del Cono Sur, en los últimos años, se ha registrado un aumento de la mancha amarilla, principalmente sobre cultivos de trigo bajo monocultivo y siembra directa. La diseminación a grandes distancias es por semillas infectadas. El patrón de distribución en el lote es generalizada y uniforme.

Condiciones predisponentes:

  • La siembra de semillas infectadas introduce la enfermedad en campos nuevos o bajo rotación.
  • El monocultivo asegura la presencia indefinida del patógeno en el cultivo. Resulta más grave cuando se trata  de siembra directa.
  • Temperatura  18-28 ºC, humedad relativa elevada en el período de cultivo (de 6 a 48 horas) y para el caso de las infecciones secundarias además se requiere viento y lluvia..

Daños: De las enfermedades del trigo, se puede considerar que la mancha amarilla es la principal. Las pérdidas estimadas para la Argentina varían del 20 al 25 %. Afecta principalmente el peso de granos. En ataques intensos puede provocar la pérdida de hojas y un menor número de granos/espiga.

Manejo de la enfermedad: Las medidas preferenciales (económicas y antes de la siembra) son: tratamiento eficiente de semillas y rotación de cultivos. Ambas deben ser llevadas a cabo complementariamente.

  • Tratamiento de semillas: Los fungicidas actualmente usados en Argentina para controlar los carbones no resultan eficientes para controlar al género Drechslera.  Se puede consultar bibliografía en el trabajo ” Control químico de semillas de cereales de invierno ” , Carmona, M & Erlei Melo Reis Actas de Conferencias del 5to Congreso Nacional de AAPRESID, pp. 70-77, 1998.
  • Rotación de cultivos: El trigo debería ser cultivado en el mismo lote, sólo después de la completa mineralización de los restos culturales.  Rotaciones con colza, lino y avena resultan exitosas para el manejo de la enfermedad.

Otras:

  • Aplicación de fungicidas foliares: Esta práctica es recomendada en cultivos donde la enfermedad ya está presente alcanzando un nivel de daño que justifique el control químico. Entre los fungicidas recomendados los más eficientes son los triazoles sistémicos.
  • Eliminación de plantas guachas: Tales plantas garantizan la supervivencia del patógeno en el verano‑otoño, actuando como puentes “verdes” y comprometiendo el período de rotación necesario.
  • Resistencia varietal: La mayoría de los cultivares de trigo son susceptibles en diversos grados a la mancha amarilla, aunque existen algunos genotipos de trigo que tienen mejor comportamiento.

¿Cómo citar esta información para publicaciones?
Herbario Virtual. Cátedra de Fitopatología. Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. http://herbariofitopatologia.agro.uba.ar