Podredumbre gris, Tizón de la flor del Tomate

Grupo de cultivos: Hortícolas
Especie hospedante: Tomate (Lycopersicum esculentum)
Etiología: Hongo. Necrotrófico
Agente causal: Botrytis cinerea Pers.:Fr. (en la forma anamórfica) o Botryotinia fuckeliana (de Bary) Whetzel en su forma teleomórfica

Taxonomía: Fungi > Ascomycota > Leotiomycetes > Helotiales > Sclerotiniaceae


Características Biológicas: Taxonomía: Dominio: Eukaryota, Reino: Fungi, Phylum: Ascomycota, Clase: Ascomycetes, Subclase: Leotiomycetidae, Orden: Helotiales, Familia: Sclerotiniaceae

Descripción general, importancia: es uno de los patógenos que causa las mayores pérdidas en el cultivo de tomate.

Pérdidas: Su mayor incidencia se da por producir pérdidas de rendimiento, por la caída de flores y por los daños directos en frutos en desarrollo y/o desmejoramiento de la calidad comercial (mancha fantasma) y por podredumbres también en poscosecha.

Sintomatología: los síntomas pueden aparecer en cualquier parte de la planta y en cualquier estadio de desarrollo. Los síntomas más característicos son:

  • Lesiones necróticas en forma de V desde los márgenes hacia el interior de la lámina de la hoja
  • Cancros sobre el tallo (quiebre y muerte de la planta).
  • Pudrición blanda y acuosa de color gris en el fruto
  • Pudrición del fruto (generalmente se inicia en la cavidad calicinal)
  • Presencia de abundante micelio de color gris y conidias en las estructuras afectadas.
  • Uno de los síntomas más característicos es la necrosis en flores, tallos, hojas y pecíolos de plantas adultas en invernáculo.
  • Otro de los síntomas es daming off en almácigos.

Las lesiones se van expandiendo progresivamente a partir del punto de entrada dando necrosis parda con anillos concéntricos, invadiendo a toda la hoja, pecíolo y tallo. En éste las lesiones pueden alcanzar hasta 10 cm. de largo, rodeándolo y produciendo el marchitamiento de la planta

La pudrición del fruto comienza por el cáliz o pistilo, muchas veces a partir de restos de pétalos que quedan adheridos. Se produce una pudrición blanda, de rápido avance, color verde grisáceo, el hongo fructifica con alta humedad formando un micelio gris pardo.

Signos: presencia de micelio gris.

Ciclo de la enfermedad:

Sobrevive como saprófito en restos vegetales y también tiene la capacidad de formar estructuras de resistencia como esclerocios, que sobreviven en el suelo en estado de dormición.

En términos generales, la diseminación de las esporas (conidios) ocurre por acción de la lluvia, el viento y corrientes de aire. Las esporas pueden ser transportadas a grandes distancias por corrientes de aire.

Para poder infectar un tejido más o menos intacto requiere de una fuente de energía exógena, como por ejemplo pétalos marchitos que caen sobre hojas o tallos, por lo que es muy común que la infección se inicie en flores. Las heridas, por ejemplo de podas mal realizadas, son otra vía importante de entrada para el patógeno.

Sobre el tejido infectado el patógeno produce una nueva generación de esporas, que eventualmente pueden iniciar nuevos ciclos de infección (infecciones secundarias).

Hospedantes: B. cinerea tiene la capacidad de infectar a más de 200 especies vegetales distintas, entre las que se destacan: Arándano, Frutilla, Girasol, Kiwi, Manzano, Peral, Pimiento, Tomate, Vid.

Condiciones predisponentes: elevada humedad relativa (>95%), temperaturas entre 15 y 20°C, agua libre sobre tejidos de la planta (mojado foliar), baja luminosidad, presencia de heridas en tejidos superficiales de la planta.

Manejo integrado de la enfermedad:

Prácticas culturales:

  • Remoción y deshoje para ventilar y secar las estructuras de la planta
  • Ventilación de invernadero para disminuir condensación de la humedad en el plástico (20 25% superficie de ventilación).
  • Mantener HR del invernadero bajo 80 %
  • Variedades con arquitectura favorable
  • Evitar producir heridas fuera de los puntos de cicatrización
  • Eliminar diariamente hojas y flores secas de la planta que sirven de sustrato para multiplicación del hongo
  • Eliminar partes infectadas especialmente aquellas con esporulación

Manejo de la nutrición:

  • Mantener plantas con nutrición equilibrada
  • Exceso de fertilización nitrogenada favorece el desarrollo de estructuras vegetativas
  • Eviar las plantas emboscadas (presentan un microclima altamente favorable para B. cinerea)

Control biológico (ej. cepas de Trichoderma spp.)

Control químico: Carbendazim. Benomil, clorotalonil, procimidone, boscalid, pyraclostrobin, azoxistrobin, cyprodinil, flodioxonil, bicarbonato de potasio, quitosano.

 

Bibliografía

Amselem J, Cuomo CA, van Kan JAL, Viaud M, Benito EP, et al. (2011) Genomic Analysis of the Necrotrophic Fungal Pathogens Sclerotinia sclerotiorum and Botrytis cinerea. PLoS Genet 7(8): e1002230. DOI:10.1371/journal.pgen.1002230

Frías M, González C, Brito N (2011) BcSpl1, a cerato-platanin family protein, contributes to Botrytis cinerea virulence and elicits the hypersensitive response in the host. New Phytologist 192: 483–495. DOI: 10.1111/j.1469-8137.2011.03802.x

Hahn M (2014) The rising threat of fungicide resistance in plant pathogenic fungi: Botrytis as a case study.  J Chemistry & Biology 7: 133–141.   DOI 10.1007/s12154-014-0113-1

McClellan WD, Hewitt WB (1973) Early Botrytis Rot of Grapes: Time of Infection and Latency of Botrytis cinerea Pers. in Vitis vinifera L. Phytopathology 63:1151-1157.

Noda J, Brito N, Gonzalez C (2010) The Botrytis cinerea xylanase Xyn11A contributes to virulence with its necrotizing activity, not with its catalytic activity. BMC Plant Biol 10:38.

Shah P, Gutierrez-Sanchez G, Orlando R, Bergmann C (2009) A proteomic study of pectindegrading enzymes secreted by Botrytis cinerea grown in liquid culture. Proteomics 9:3126–3135

Schouten A, van Baarlen P, van Kan JAL (2008) Phytotoxic Nep1-like proteins from the necrotrophic fungus Botrytis cinerea associate with membranes and the nucleus of plant cells. New Phytol 177:493–505

ten Have A, Mulder W, Visser J, van Kan JAL (1998) The endopoly- galacturonase gene Bcpg1 is required for full virulence of Botrytis cinerea. Mol Plant-Microbe Interact 11:1009–1016

Williamson B, Tudzynski B, Tudzynski P, van Kan JAL (2007) Botrytis cinerea: the cause of grey mould disease. Mol Plant Pathol 8:561–580

Zhang ZQ, Qin GZ, Li BQ, Tian SP (2014) Knocking out Bcsas1 in Botrytis cinerea impacts growth, development, and secretion of extracellular proteins which decreases virulence. Mol Plant-Microbe Interact 27:590–600

 

¿Cómo citar esta información para publicaciones?
Herbario Virtual. Cátedra de Fitopatología. Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. http://herbariofitopatologia.agro.uba.ar