Mancha borrosa o marrón de la cebada

Grupo de cultivos: Cereales
Especie hospedante: Cebada (Hordeum vulgare)
Etiología: Hongo. Necrotrófico
Agente causal: Bipolaris sorokiniana (Sacc.) Shoemaker (Syn. Helminthosporium sativum H. sorokiniana) (teleomorfo Cochliobolus sativus)

Taxonomía: Fungi > Ascomycota > Pezizomycotina > Dothideomycetes > Pleosporales > Pleosporaceae


Síntomas:  Produce lesiones en coleoptiles, plúmulas, hojas y vainas. Las lesiones son marrones sin contornos definidos (borrosa), de forma oval o redondeadas (elípticas), circundadas por un halo de tejido amarillento. A veces con centro claro y borde pardo-oscuro. También puede atacar espigas, causando necrosis de los frutos (cariópside). En el caso de infecciones intensas se puede observar oscurecimiento total o parcial (punta negra) de los granos.

Daños: En países tales como Brasil y Uruguay es una de las principales enfermedades que atacan los cultivos de cebada, con daños de hasta el 30-40% (Pereya, 2005), afectando además la calidad maltera de los granos. Esta enfermedad puede aparecer en cultivares muy susceptibles desde plántula en adelante. Frecuentemente se la observa desde encañazón, y las muestras de semilla presentan infección por este patógeno. Durante los últimos años la frecuencia e incidencia de la mancha borrosa a campo se incrementaron en las regiones más calurosas. A medida que la frontera agrícola de cebada avanzó hacia esas regiones, el riesgo aumentó debido a las mayores temperaturas.

Epidemiología: Las principales fuentes de inóculo son las semillas infectadas, el rastrojo y los conidios libres en reposo en el suelo. Los dos primeros son las más importantes. El viento puede transportar los conidios sólo a cortas distancias por tratarse de esporas grandes y pesadas. La diseminación a grandes distancias es a través de la semilla infectada. Para la infección foliar se requieren temperaturas de 20-25ºC y más de 15 horas de mojado. El patrón de distribución en el lote es generalizado y uniforme.

Factores de riesgo:

  • La siembra de semillas infectadas introduce la enfermedad en campos nuevos o bajo rotación
  • El monocultivo asegura la presencia indefinida del patógeno en el cultivo. Resulta más grave cuando se trata de siembra directa.
  • Temperaturas de 20-25ºC y humedad relativa elevada en el ciclo de cultivo.

Medidas preferenciales de manejo (económicas y antes de la siembra):

  • Uso de semilla sana
  • Tratamiento eficiente de semillas con fungicidas
  • Rotación de cultivos
  • Ambas deben ser llevadas a cabo complementariamente.

Otras:

  • Resistencia varietal
  • Aplicación de fungicidas foliares cuando se alcance el UDE
  • Eliminación de plantas guachas

 

¿Cómo citar esta información para publicaciones?
Herbario Virtual. Cátedra de Fitopatología. Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. http://herbariofitopatologia.agro.uba.ar