Mancha ojo de rana de la soja

Grupo de cultivos: Oleaginosas
Especie hospedante: Soja (Glycine max)
Etiología: Hongo. Necrotrófico
Agente causal: Cercospora sojina (Hara)

Taxonomía: Fungi > Ascomycota > Pezizomycotina > Dothideomycetes > Capnodiales > Mycosphaerellaceae


Esta enfermedad fue detectada por primera vez en Japón en el año 1915. En nuestro país, fue detectado en la Región del Noroeste – NOA en la campaña 1998-1999 principalmente en lotes de Salta y Tucumán. Con posterioridad a esa campaña, su aparición fue esporádica pero se observó su prevalencia en otras provincias como Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

Durante la campaña 2009 se sucedieron intensos ataques principalmente en la provincia de Córdoba.

Sintomatología: Pequeñas manchas circulares de 1 a 5 mm, en forma de “ojo”. En los estadios iniciales del desarrollo de la enfermedad los síntomas consisten en manchas circulares a angulares, de 1 a 2 mm, de centro color gris ceniza y borde marrón-rojizo, sin halo clorótico. Se presentan principalmente en las hojas, aunque también se pueden observar en menor medida en tallos, vainas y semillas. Los primeros síntomas pueden observarse tanto en estadios vegetativos como reproductivos. Las lesiones se observan primero en la cara superior de la hoja, pero luego también en la inferior (con centro más oscuro y abundante esporulación en condiciones de alta humedad). Las hojas jóvenes son más afectadas. Hojas: se distingue un centro pajizo grisáceo rodeado de un halo marrón rojizo sin clorosis. Las lesiones pueden coalescer y generar defoliación. Tallos: manchas alargadas rojizas con bordes marrón oscuro. Posteriormente el hongo invade las vainas para alcanzar las semillas. Semillas: cambios de coloración, con irregularidades y rajaduras sobre la cubierta seminal.

Ciclo de la enfermedad: enfermedad policíclica. Sobrevivencia del patógeno: principalmente como micelio en rastrojo y semillas. Fuente de inóculo primario: rastrojo del cultivo de soja anterior y semilla infectada. Desde la semilla el patógeno se transmite hacia los cotiledones y hojas. En varias oportunidades se observaron plántulas débiles, manchadas en los cotiledones corroborando la transmisión del hongo y permitiendo la introducción del patógeno en campos donde antes no existía.

Condiciones predisponentes: variedades susceptibles, monocultivo con siembra directa, altas temperaturas nocturnas (20°C o superior), elevado % de humedad, tiempo cálido y húmedo, abundantes lluvias, formación de rocío.

Manejo integrado de la enfermedad: Variedades resistentes, semilla sana o tratada con fungicidas (Utilizar semilla de alta calidad libre del patógeno), rotación decultivos con hospedantes no susceptibles, aplicación foliar de fungicida cuando se alcance el UDE, cosecha diferenciada de lotes con MOR y lotes sanos. No mezclar las semillas.

¿Cómo citar esta información para publicaciones?
Herbario Virtual. Cátedra de Fitopatología. Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. http://herbariofitopatologia.agro.uba.ar